De los caminos andados

Esto es un sitio para leer poesía y también para comentar lo que se quiera: actualidad, literatura, critica de sociedad, television, conversación, sentimientos etc... Todos son bienvenidos.

Mi foto
Nombre:

miércoles, febrero 18, 2009

Compromiso para una hora






.


.


.


.


.



Me comprometo a una hora.
Pero no de esas exactas
que los relojes secuestran
y embalan entre paréntesis
de saltos intermitentes.
No es ese mi compromiso
ni es mi hora tan escasa.
Me comprometo a la hora
en que tu me necesites.
A sus minutos clavados
para ti, punto por punto
segundo a segundo, extremo
a extremo. Perfectamente
acoplados sus latidos
al diapasón de tu vida.
A esa hora en que los sueños
se van quedando dormidos
de cansancio de vivirlos
y ya despiertos, se olvidan.
A esa hora precisa
es la que me comprometo
para, de nuevo, avivarlos
soplo a soplo, gota a gota,
sangre a sangre, beso a beso.
Ya ves que no es una hora
cualquiera. No es como aquellas
con las que acaban los cuentos
de la campanada última
y el zapatito sin dueño.
Ésta de mi compromiso
nunca se llena de tiempo
sino de amor. A esa hora
es la que me comprometo.

19 Comments:

Blogger Antonio del Camino said...

¡¡¡Aleluya, ale4luya!!! ¡Este sí que es mi Manolotel! Así que, ¿has echado bien el lazo a la inspiración, eh? Es todo un goce poder leer un poema así, claro, preciso y con "mucho decir": una verdadera declaración de intenciones, comprometida y firme. Por un momento, me recordó a otro de Benedetti. Me gusta, especiamente, el final "del cuento".

Espero (y aquí va mi 'rapapolvos') que no hagan falta más décimas para que nos vayas obsequiando sin mucha distancia con lecturas tan aprovechables.

Un abrazo, amigo.

8:24 a. m.  
Blogger Aaoiue said...

El verso de Mano además de los ademases y los demasiés, siempre nos lleva al cauce, al tiempo saboreado y a un montón de cosas para las que él tiene un nombre que nunca resulta trillado por mucho que andemos. Siempre alienta y siempre arde.
Yo me conformo con 5 minutitos de Mano y hasta con lo que da de sí el recorrido entre tres pisos en un ascensor renqueante.
Besos.

7:06 p. m.  
Blogger Marian Raméntol Serratosa said...

Un compromiso en toda regla, Manolo, un compromiso precioso.

Un abrazo, ya te echábamos de menos....

8:41 p. m.  
Blogger manolotel said...

Trata uno, querido Antonio, cuando el tema es tan trillado, de producir aquello que los economistas llaman valor añadido.

En este caso, reconozco que no ha sido dificil porque la fecha, la ocasión y alguna otra circunstancia, lo propiciaban.

Por mucho que se intente, siempre es inevitable un cierto tufillo a "eso", pero pienso que si uno se deja llevar, poco a poco, se va dejando de notar. ¿no?

Quizás se aprecie distinto tratamiento al principio del poema (más descriptivo, menos preocupado por la rima) y al final del mismo (mas acompañamiento de la rima, más intensidad). No sé si en esto de la poesía también funciona el efecto "acumulación" que se suele dar en algunas composiciones musicales para llegar a un cierto climax. El poeta, tu lo sabes, no suele ser consciente de eso, pero sí, estoy de acuerdo en que el final aparece como... mejor acoplado.

Un enorma abrazo y gracias por el entusiasmo (que comparto por el crecimiento de tu blog).

1:22 a. m.  
Blogger manolotel said...

Querida Aaoiue, conozco tu capacidad para sacarle punta, una punta larguiiisima, al más menudo tiempo, dato, pensamiento o/expresión, cosas todas ellas corrientes hasta que les metes el bisturí y las desgajas en miles de matices, todos, increíblemente
enriquecidos. ¡Eso si es valor añadido, amiga.!

en el trayecto entre tres pisos estoy seguro que serías capaz de diseccionarme psicologicamente hasta descubrir mi primer llanto de niño :-)
Con mi total embobamiento, por supuesto.

Un beso fuerte.

1:33 a. m.  
Blogger manolotel said...

Marian, perdona mi vagancia de estos días y mi falta de asistencia al aula de tu blog, pero ya sabes que tengo tu libro de texto y sigo aprendiendo contigo sin necesidad de abrir mi ordenador ;-)

A pesar de todo también te he echado de menos.

Un beso.

1:41 a. m.  
Blogger ybris said...

Valor añadido bien acumulado, amigo.
Nada mejor que los octosílabos para versificar el tiempo y sus latidos, el amor y los suyos.
Bueno ese clímax alcanzado con el ritmo gradualmente creciente de los asonantes e-o.
Pero, sobre todo, bueno por lo bien que envuelve lo central:
el compromiso de acoplar el tiempo y sus espacios a los instantes de calidad en que el amor se cansa y hay que reavivarlo.
Sólo se me escapa algo el acople de latidos y diapasón. Quizás porque entienda más al diapasón como vibración tras un pulso o resonancia con un tono que como sincronismo con un latido, pero eso es sólo una tontería de disquisición físico-musical que más te digo para que veas que no te comento sólo por cumplir que como crítica.

Un abrazo.

8:03 a. m.  
Blogger Aaoiue said...

Jo, lo del bisturí me ha llegado hondo. Desde que una vez un radiólogo colombiano me dijo (mientras buscábamos una cosa en un ordenador y yo manejaba el teclado), que yo tenía manos de ginecólogo, así en masculino, creo que no me habían dicho nada tan desconcertante. Ante eso (lo del bisturí), lo único que se me ocurre decirte es que si yo corto como un diamante, tu eres luminoso, penetrante y afacetado como el de Topkapi o más.

Seguro que tú y yo le sacaríamos su jugo a un viajecito en ascensor y eso sin descontar los saludos y las cortesías de rigor.

3:20 p. m.  
Blogger manolotel said...

Totalmente de acuerdo, estimado Ybris en que el aparato que mejor se relacionaría con el tiempo musical sería el metrónomo, palabra de complicado encaje para la rima y poco atractiva a mi parecer (creo que sería un buen proyecto hacer un poema solo con palabras poco atractivas).

Por otra parte, el diapasón tiene una propiedad que venía muy bien al sentido del verso y es la capacidad de hacer resonar con la misma frecuencia a cualquier objeto sonoro cercano (o, eso creo), propiedad ésta que se compadecía con el acoplamiento sugerido en el verso.

Al menos esa era la intención :-(

Sabes cuanto agradezco (y a tí, sobre todo, que pones especial atención con ese oido previlegiado) esos pequeños detalles que se escapan en el apasionamiento del momento creativo.

Aunque no fuera así, la sola (interesante el articulo que he encontrado en el blog de Rosa Silverio sobre la acentuación, o, no de la palabra "solo") constancia de tu paso por este humilde blog ya sería una enorme satisfacción para mi.

Un abrazo enorme por eso.

6:41 p. m.  
Blogger manolotel said...

Marta: Un beso gordo, corasón.

6:44 p. m.  
Blogger Ventana indiscreta said...

Creo, Manolotel, que el poema empieza con el clímax de un reloj de cuerda recién dado y que, al final, baja ese esplendor con que comienzas.

'No de esas exactas
que los relojes secuestran
y embalan entre paréntesis
de saltos intermitentes.'

Esos cuatro versos son de un más que estimable arranque donde das una bofetada al tiempo que tanto mella el discurrir del amor. El tiempo como cita insobornable a la que con amor pleno se desbarata. Precisamente en la intensidad amorosa es cuando más lábil es el tiempo. 'A sus minutos clavados', la exactitud de una pasión.

Pero el final me decepciona, el zapatito sin dueño, la cenicienta, final algo más previsto.

Una cosa más. No he podido evitar acordarme de la exactitud emocional de Lorca en ese memorable octosílabo:

'A las cinco de la tarde.'

Besos.

3:56 p. m.  
Blogger manolotel said...

Me lo temía, Sofía. Cursi, lo del zapatito sin dueño. Dudé bastante ponerlo pero no quería que la referencia al "cuento" se interpretara mal.

Efectivamente, el comienzo del poema tiene un mayor contenido visual y metafórico en detrimento de la rima y su intención era precisamente delimitar la dimensión exacta de ese tiempo (como de alguna manera hace el verso de Lorca que citas. Gracias pero no acepto la comparación)), como oposición a esa otra medida del amor en la que los minutos pueden ser segundos, horas...

Los versos finales, precisamente por la limitación de la rima en un tema tan trillado como este, pueden llegar a resultar predicibles. Sí, pero sigo opinando que ganan en intensidad.

Por supuesto que en la apreciación también pueden influir otros factores que tienen que ver con el estado de ánimo y las experiencias literarias del lector, por poner un par de ejemplos.

Gracias por tu punto de vista, siempre directo, y sin concesiones.

Un beso.

5:24 p. m.  
Blogger Lily said...

Hola amigo,

Independientemente de los comentarios de l@s que más saben, creo percibir en ese final una especie de "yo no soy galán de noche ni encantador de serpientes, pero estoy ahí, para ti, a cualquier hora".

Hace tiempo no te leía...pero ya ves, aquí estoy.

Un abrazo,
Lily

10:17 p. m.  
Blogger manolotel said...

"No soy galan de noche pero ahí estoy" Un precioso resumen, Lily y que además explica perfectamente que para los buenos amigos o, como es tu caso, amiga desde hace tanto tiempo, no una hora, siempre estaré cerca, aunque nos separe ese charquito al que le llaman Oceano.

Tienes una pagina linda con versos más lindos aún.

Un beso fuerte.

11:09 a. m.  
Blogger Lara said...

De pronto todo es amable y hermoso.
Este sol acompaña tu poema.

12:33 p. m.  
Blogger Malalua said...

¡Qué alegría que hayas vuelto! Es de tanto en tanto, pero vale la pena.

Además, lo haces con un precioso poema, cargado de auténtico compromiso.

Muchos besossssssssssss

10:01 p. m.  
Blogger manolotel said...

Lara, estimada amiga. El sol es sentir el calor y la cercanía de las palabras amables dichas desde el corazón.

Muchas gracias y un beso también de corazón.

12:56 a. m.  
Blogger manolotel said...

¡Hola Ylka! Me acabo de enterar que no escribes en tu blog por motivos laborales y eso quiere decir que ¡tienes trabajo! (espero que tenga que ver con el periodismo, que es lo tuyo), lo cual en los tiempos que corren ya es un notición. Me alegro y me alegro. Y felicidades por esos quince meses felices

Gracias por volver y comentar después de estas semanas en dique seco. Un besote.

1:07 a. m.  
Blogger NáN said...

Provoca una ola de emoción que se transmite. Es un poema grande de amor, Manolotel; además de hermoso.

8:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
De los caminos andados by manolotel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.