De los caminos andados

Esto es un sitio para leer poesía y también para comentar lo que se quiera: actualidad, literatura, critica de sociedad, television, conversación, sentimientos etc... Todos son bienvenidos.

Mi foto
Nombre:

jueves, enero 26, 2012

El juanete

.


.



.


.


Ella tenía un juanete en un dedo del pie
y un marido exiliado que después volvería
enfermo, perseguido y sin poder ejercer.
Con él tuvo seis hijos y a todos los quería.
Pero el mayor murió muy niño; al parecer
debido a una severa y tonta pulmonía
- pues Fleming no alcanzaba al "pobre" todavía-
y le quedaron cinco para dar de comer.
Trabajó muchos años; a diario recorría
a golpe de zapato, para ahorrarse el tranvía,
el camino a la ida y el camino al volver.
Dejó de trabajar cuando ya no tenía
más que un marido bueno que no la conocía,
cinco hijos mayores y un juanete en el pie.

8 Comments:

Blogger Antonio del Camino said...

Tremendo soneto en alejandrinos. Tengo la sensación de que la reiteración del mismo tipo de rima en cuartetos y tercetos viene a acrecentar la sensación de dolor que transmite. Al final, y como siempre en tus versos, ese juanete viene a quitar un poco de hierro a tan terrible y, por desgracia, repetida historia en un período de nuestra idem.

Un abrazo.

9:14 a. m.  
Blogger manolotel said...

Se dice que bajo la forma más simple suele estar lo más complejo, amigo Antonio. Y es verdad que la historia que se cuenta en solo unos cuantos versos esconde toda una vida detrás. Es también lo que dice la canción que acompaña al poema y que he querido poner para recalcar la idea. Detrás, efectivamente, las terribles circunstancias de una posguerra donde hubo que sobrevivir no solo al hambre y las necesidades sino también al revanchismo y al fanatismo religioso de los vencedores. Esperemos que los que han olvidado la experiencia no nos lleven a repetirla.

El título del poema es el original de un poema que pretendía ser chusco hasta que recordé que mi madre tenía uno que le deformaba el pie. El poema cambió y el juanete quedó como contrapunto de lo que en realidad es un sencillo homenaje.

Un abrazo.

12:44 p. m.  
Blogger Microalgo said...

Impecable, el soneto.

Impecable.

12:13 p. m.  
Blogger manolotel said...

Bueno, puede mejorarse, D. Micro. Lo que sí tiene es un fondo íntimo de gran intensidad, a mi manera de ver.

Para quienes reconocen a alguien de esta foto, el ejercicio, puede resultarles evocador, pero en el poema yo creo que están representadas muchas mujeres de ayer y, por supuesto, también de hoy.

Un abrazo

4:39 p. m.  
Blogger Reyes said...

A mí también me parece impecable,pero ya sabes que mi paladar es grueso;aun así tengo algo de intuición y un corazón que late más deprisa cuando te leo según qué poemas.
Besos.

12:47 p. m.  
Blogger manolotel said...

Tu paladar es exquisito, amiga Reyes y por esa exclusiva razón este poema adquiere más valor con tu generoso comentario.

Espero tener suficiente inspiración para crear poemas que sean capaces de rozar y conmover, justamente como esos que a menudo he leido en tu blog.

Un besote.

6:16 p. m.  
Blogger El Aviador Capotado said...

Estimado ManoloHotel. Mi querido gran Muftí. Te honra y nos honra el poema, soneto o lo que sea. No retrotrae a un tiempo que tendemos a dejar en los intersticios del corazón y la razón. Nos haces mejores personas. La fotografía en cuestión es una vida. Gracias por agitar la nuestra, a veces tan soñolienta.
Un fuertísimo abrazo amigo mio.
aviador

12:07 p. m.  
Blogger manolotel said...

Pues sí, Aviador. Era una deuda largamente demorada, aunque nunca totalmente cumplida. La fotografía en efecto, es una vida: la de mi familia. Esa vida está también entre los renglones del poema, sin letras, sin palabras.

De los cuatro de la primera fila yo soy el que lleva una cubana (me parece recordar que a este tipo de camisa larga, generalmente de color claro, se la llamaba así)y hacía un año o dos que había vuelto a Sevilla de mi exilio personal (por motivos económicos) en el pueblo de mi madre. No fue hasta los años 60 (no recuerdo exáctamente cuando) que mi padre pudo recuperar su plaza de maestro nacional "nacional" . Para entonces, mi madre ya era propietaria de ese hermoso juanete del que hablo, bajo cuya sombra protectora nos criamos mis hermanos y yo...

A ver si un día de estos nos llamamos. Un abrazo, como siempre, enorme.

6:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
De los caminos andados by manolotel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.