De los caminos andados

Esto es un sitio para leer poesía y también para comentar lo que se quiera: actualidad, literatura, critica de sociedad, television, conversación, sentimientos etc... Todos son bienvenidos.

Mi foto
Nombre:

miércoles, julio 08, 2009

Experiencias vitales



.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Tom-Tom

Debió ser en Octubre.
Había nubes oscuras en el cielo
así como en la tierra. Bordeábamos
la rotonda final de aquel camino.
El Tom Tom Go insistía
“Tome la segunda salida”
“Tome la segunda salida”
En la primera te desviaste tú.
Yo seguí la orden de la voz electrónica.
Habíamos discutido... No recuerdo la causa
pero en algún momento perdimos nuestra ruta.
Aquella carretera no llevaba a nosotros.
A ninguna otra parte.
Empezaba a llover y se puso a llorar el parabrisas.
o eso me pareció. No era tan joven… creo
y acaso, tú, no fueras tan hermosa.
Me falla la memoria.
El mes, quizás, tampoco fuera Octubre
y solo mi recuerdo avala el frío.
Posiblemente solo llovía en mis ojos.
Juraría que te amaba y que me amabas.
La segunda salida… no lo era:
…¡Cómo pudo fallar el Tom Tom Go!


La orden que no llegó

Sabíamos todos cuanto había que tener para estar una noche en tu cama
Era crudamente imposible a menos que planease una orden del jefe
cosa que nunca quiso el ganso azar que ocurriese en el tiempo que estuve
en tu alejada civitas. En cambio me ofreciste hospedaje en una casa céntrica
que habitaba tu hija. No diré que ella fuera tan aparente ni tan snob y seria
como lo fuiste tú, pero en cambio sonreía todo el tiempo y se acostaba
con sus otros inquilinos, jóvenes Erasmus, aprendices de lengua.
Por suerte, tu alocada muchacha no tenia los prejuicios de clase que vetaron
mi, programada mil veces, excursión por tu cuerpo. Ella era muy abierta
de mente, muy abierta de otras cosas y sobre todo bastante receptiva.
Con la débil excusa de que arreglara su ordenador me hizo ir a su cuarto
y con las únicas armas de su piel entreabierta me retó a un duelo a muerte
que naturalmente ganamos los dos. Incluso varias veces.
Desconozco si alguna noche, de esas propicias para el juego de verdades
y verdades a medias, se le escapó una frase o disfrutó diciéndotelo
contemplando el escándalo o quizás el despecho de tu rostro hierático.
Si es así, si al final te enteraste, comprenderás el porqué de mi paciencia
a tus muchos rechazos, a tus tatuados reproches, tus viejas negativas
y sospecho que tal vez en un momento oscuro de tus sueños, recordándome
tu mano completó lo que no me consentiste en el fru fru de encajes
de tu ropa interior. Es posible también que lamentases mi falta de renombre
y de solvencia, con las cuales, la “recomendación”, la orden del jefe,
te habría echado en mis brazos. Necesidades –seguro, te diría- de nuestra empresa.


No es nada

Aunque ya apenas nadie te recuerde,
aquí, desde esta hora, con esta letra oscura,
hormigas paralelas, fondo ártico, la voz
te sabe, el dolor me encuentra
hondo de haber crecido, maduro para el verso
que no supiste nunca de mi boca.
No es tan tarde, trae el silencio un eco
de otro silencio joven, cuando eras
sonrisa, luz, remanso de aguas bravas,
desbrozadora de jaras diligente
(mis pasos imprevistos); necesaria.
Y llega ahora, que nadie te recuerda,
mi memoria temprana escarbando raíces
hasta tu acento tierno, aquel de “ea, no es nada”
en la primera sangre de juego y travesuras.
y luego, “ea, no es nada” cuando aquella punzada
(¿era amor?) del primer abandono.
Y mucho más tarde, “ea, no es nada”, el último abandono,
cuando ya nos dejabas para siempre.
Y llega ahora otro dolor de ausencia
otra sangre que vierte sobre mi corazón su picotazo
y siento el “ea, no es nada” y la pomada fresca
con que tu voz, mamá, me consolaba.

23 Comments:

Blogger Marian Raméntol Serratosa said...

Me han encantado estas tres experiencias vitales que se adentran en el bosque de las cosas...

Un abrazote
Marian

8:38 a. m.  
Blogger manolotel said...

He vaciado las reservas que tenía de poemas de la experiencia (real o imaginada, ya sabes), con la intención de cerrar una etapa y buscar una expresión nueva y alejada de lo concreto y la inmediatez.

Gracias. Un beso.

11:11 a. m.  
Blogger Luisa Arellano said...

Pues no sé yo, si conviene que cierres esa etapa, que manejas de forma tan diestra. Leerte en estos registros es una delicia y por eso me atrevo, en base a la amistad que nos une, a pedirte que emprendas todos los nuevos caminos que creas convenientes (saldrás airoso de eso no cabe ninguna duda) pero "porfa-plissss" ¡no nos dejes sin éste!

Felicidades, me ha encantado.

Besos

12:53 p. m.  
Blogger manolotel said...

Luisa, no estoy tan seguro como tú de que vaya a conseguir ese estilo nuevo al que aspiro porque para eso se necesita "limpiar" y empezar de nuevo y estoy convencido de que esa "limpieza" nunca va a ser completa. De hecho, cada minuto que pasa lo veo más dificil. Pero por intentarlo que no quede.

Un beso, amiga.

10:55 a. m.  
Blogger Lludria said...

No te quedes con las ganas de intentarlo; por aquí andaremos para ver el resultado pero... me apena que abandones este registro. Lo he disfrutado. Limpiar... termina uno de "limpiarse" alguna vez? Un beso

7:00 a. m.  
Blogger manolotel said...

Sí, sí, estimada amiga, lo de "limpiarse" es dificil porque, quieras que no, cada uno tiene un registro particular que se cuela por mucho que uno quiera impostar otra voz, otro estilo en este caso.

Seguramente pasarán bastantes días hasta que pueda consiguir algo medianamente consumible (si a la poesía se le puede adjetivar así).

En fin, ya veremos que pasa.

Un beso fuerte.

1:03 a. m.  
Blogger Ventana indiscreta said...

Atrapo tu último poema. Ea. Me recuerda a la mi Mancha. Ea es asombro, inducción a expresar síntomas. No es nada, mientes Amigo, es mucho aunque parezca nada. ¿Eh? ¿Cuando hierro quitamos en un poema y su densidad es la del mercurio? Pizcas pajas, como dicen en mi tierra manchego-conquense. Hay que estar en el contexto para saber que es éso. A uno le preguntan por algo, de si ha sido más o menos relevante de otro algo que se conocía: 'Pizcas-pajas'. Pues tu 'Ea' me recuerda, me ensambla a lo querido. A esa madre o a ese padre silencioso. Querido Amigo, no dejan de hurgarme tus hormigas paralelas, el fondo ártico y la fuerza para ser diligente en desbrozar a las hermosas jaras. Imagino tu zona de jaras, imagino la prontitud de su flor hermosa, imagino su olor, su pegamento nasal. E imagino a la madre, que es mucho. Expresiones estas que me hurgan y que las observo como algo exclusivo, como algo enigmático. Pero, ea, seguro que nada significan.

Besos almacenados.

P.D. Acudiré al resto que me queda.

2:21 p. m.  
Blogger manolotel said...

Efectivamente, querida Sofía, no es casual lo de las jaras, como supongo que al leerlo habrás recordado un post antiguo en el que hice patente mi nostalgia por el que consideraba mi pueblo (y era en realidad el de mi madre) "El Real de la Jara". No es casual la mención porque, como muy bien dices, el olor de ese arbusto, su pegamento, impregna aún mi pituitaria.

Un beso fuerte, amiga.

3:22 p. m.  
Blogger Alfredo J. Ramos said...

Encuentro que estos poemas, con ser "de la experiencia" y no ser ese el "palo" que más me llega, tienen una fuerza expresiva que supera la mayor limitación que, a mi juicio, suele presentar la poesía así llamada: su carácter rabiosamente efímero por estar su sustancia tan pegada a lo lineal que sus palabras se agotan (o tienden a agotarse) en su inmediatez, en su condición, muchas veces, de fruto de un músculo acostumbrado. No es este para nada el caso, y lo celebro. Curiosamente, me ha llegado, a través del amigo Antonio del Camino, una "antología" de la vieja poesia.com en la que has recogido, junto a instantes espléndidos de aquella aventura, algunos comentarios levemente polémicos que intercambiamos en su momento y que acaso servirían para retomar un diálogo fructífero..., si no fuera cierta pereza creciente hacia las teorizaciones. Siento gran interés por esa necesidad de búsqueda de nuevos caminos que comentas y estaré atento a la pantalla. Un abrazo, amigo.

9:00 p. m.  
Blogger vocal said...

No acabo de entender por qué pones juntos estos tres poemas, quizá por ahorrar sitio en el blog, no sé. Eso me lleva a un cierto desorden de lectura y, inevitablemente, a la comparación. Me quedo indudablemente con la tercera, esa remembranza de la madre, esa expresión tan escuchada "no es nada", con la que pretendían y, en mi caso, aún pretenden, ahuyentar nuestras preocupaciones, que ya están ellas para preocuparse.

Ahora es hora de que nos preocupemos por ellas, las llevemos en volandas al médico, las obliguemos a hacerse esa revisión que tiene pendiente casi desde que nos parió y.. en fin, de que les devolvamos todas esas noches de sueño que nos regalaron, siempre y en todo momento en que lo necesitamos.

No sé, que me has pillado en momento sensible, en días sensibles.

9:54 p. m.  
Blogger manolotel said...

Realmente, Alfredo, estos poemas, como apostilla "vocal" desordenados en cuanto a temática y no sé si también en cuanto a otras cosas, tienen una conexión relativa con ese otro tipo de poesía de la experiencia al que te refieres. La anécdota en realidad solo es el pretexto del poema. Lo que se pretende tiene que ver sobre todo con la forma y el fondo.

Aún así a lo que aspiro es a que ese pretexto sea tan sutil que no se note en el conjunto del poema.
No quisiera pasarme de presuntuoso hablando de poesía pura tipo JRJ , pero sí encontrar la formula que se emplea en, por ejemplo, los buenos haikús... Algo así. No sé.

Me alegro de que tengas en tu poder las selecciones de p.com. Iré enviando algunas más a medida que consiga ordenar lo que tengo.

Un abrazo, amigo.

11:38 p. m.  
Blogger manolotel said...

Querida vocal: No hay una explicación de porqué, salvo el hecho de querer cerrar una etapa poética para emprender otra distinta. Desde este punto de vista se trataría de un acto simbólico, como aquello de quemar las naves o cambiarse de muñeca el reloj.

Dicho esto y entrando en la segunda parte de tu comentario, aunque un poema no siempre está circunscrito a unas circunstancias concretas, la inspiración se suele alimentar de lo cotidiano. Eso quiere decir que aunque el motivo del poema no tenga que ver con la experiencia de quién lo lee, la manera de sentirlo puede llegar a ser muy parecida.

Totalmente de acuerdo en tu apreciación sobre la relación entre padres/madres, e, hijos/hijas. Así debería de ser por encima de otras cosas.

Hay situaciones en que, como dices, la sensibilidad está a flor de piel, pero hay que tratar de animarse. Problemas siempre va a haber. Lo importante es dar, en cada momento, la mejor solución a esos problemas.

Un beso fuerte.

12:06 a. m.  
Blogger Ventana indiscreta said...

Cuando huelo relato me gusta hablar de rastro poético. Otros hablarán del relatos poéticos. Concibo esa orden que no llegó (lástima que no llegase) como un relato en el que la disposición de las palabras en los versos pares me puede hasta incomodar en la lectura. Supongo que te basarás en el ritmo para ir dando esa 'bajada de escalón' en cada verso par. Si pusiéramos un pointer ante un poema, ¿qué pasaría? Esa es la imagen que te quiero transmitir con el referido rastro, la ejecución de ciertas frases que levantan vuelo, palabras que suenan a cadencia y el estímulo de cierto aire que planea. Buen relato con rastro (y con suerte para el que intercambia 1ª y 2ª persona).

Besos sin orden y buen fin de semana, C.

1:51 p. m.  
Blogger NáN said...

Sobre Tom-Tom Go.

Con razón Aviador te llama Gran Muftí. La experiencia te permite sacar jugo de la aparente relación entre un amor y un dispositivo digital.
"No era tan joven… creo
y acaso, tú, no fueras tan hermosa.
Me falla la memoria."

Es un centro de fuerza. Pero sobre todo el ritmo, que creas meticulosamente.

Volveré por los otros dos.

Un abrazo

4:03 p. m.  
Blogger manolotel said...

Estimada e incisiva Sofía.

Anlizas el poema como si estuviera en el objetivo de tu cámara. Como si estuvieras ante uno de esos poemas visuales que tu mirada detecta al instante cuando está ante un paisaje, una chimenea, o, una mínima flor. Juegas con las sombras que hacen los versos sobre el papel, su longitud, su énfasis y eso tan indefinible y por supuesto importante que es el "rastro poético".

En este como en otros poemas, el relato en sí y parafraseando uno de mis sonetos de este blog, es: "casi verdad". Por lo menos contiene la "verdad" que debe tener todo poema que es la de la sinceridad de la propuesta.

El ritmo es menos evidente que, por ejemplo, el usado en la métrica clásica. La propia longitud del verso con un ritmo del tipo melódico hubiera dado como resultado un "chu cu chu" del tren repetitivo y empalagoso.

He preferido jugar con el ritmo interno (como bien apuntas: el rastro poético) para que sea la propia respìración la que nos lleve a la pausa y al énfasis. No sé si el resultado merece la pena pero por intentarlo que no quede.

Gracias por tu mirada. Un beso.

11:36 a. m.  
Blogger manolotel said...

Nán, querido amigo:

Respecto al decir del poema, creo que has puesto el indice en un verso fundamental que impregna todo el poema de sentido y también de sentimiento. Me parece una excelente elección.

Respecto a la anécdota:

Parece ser que este artilugio tiene la posibilidad de que te avise para que hagas un descanso en el viaje cuando a él le parezca que llevas mucho tiempo conduciendo... Y tiene una voz femenina, no digo yo, sugerente pero sí mucho menos mecánica de lo que se podría esperar.

Pienso que no ha de tardar el día en que, igual que hay quien se deja llevar por los horoscopos del periodico, nos dejemos llevar por la lógica digital de un chisme de estos a la hora de tomar decisiones. ¡Somos tan... influenciables! ¡Tan...! Sí, ESO.

Por otra parte, es muy humano tratar de trasladar la responsabilidad lejos de uno. O, al menos, compartirla (aunque sea con una máquina).

Un abrazo, amigo.

12:01 p. m.  
Blogger Isabel Romana said...

Preciosos poemas, manolo. Me gustó, especialmente el primero, aquel en que se pierde la ruta. Un abrazo muy fuerte.

5:44 p. m.  
Blogger manolotel said...

Querida amiga, es un auténtico placer tenerte aquí de nuevo.

A mí también me gusta ese poema, aunque me inquieta un poco porque me da la impresión de que dice bastante de mi mismo. Pero, bueno, en realidad, la ruta es la que dejan atrás nuestros pies. La que imaginamos nunca existió. Quizás por eso la añoramos.

Un beso, Isabel.

10:37 a. m.  
Blogger Ventana indiscreta said...

Afortunadamente los navegadores son demasiado memos para las rutas interiores. Vas con el coche y te desvías por una vereda (qué palabra más bella, ¿eh?) y el tom-tom queda despistado.

Poema el tuyo bien templado hasta que comienza lo que uno cree jurar, juraría, a partir de ahí, el poema, la experiencia vital, se desvía y el tom-tom deja de servirnos.

11:25 p. m.  
Blogger Isabel said...

Ese "EA" del último llega al alma.

En mi post sobre Clarice Lispector, las palabras son suyas y tan bellas que es común estar de acuerdo.

Gracias por las tuyas.

7:02 p. m.  
Blogger manolotel said...

Evidentemente, querida Sofía. Amar debería estar por encima de cualquier otra consideración, incluida la de los navegadores.

Y, sí: me encanta la palabra vereda.

Gracias amiga. Un besote.

9:45 a. m.  
Blogger manolotel said...

Yo creo, Isabel, que es una palabra muy andaluza ¿No?. A mi me parece un sonido muy simple y muy dulce. A mi me gusta más que el "¡venga!" pijo que escucho en algunas ocasiones y que parece un signo de impaciencia más que otra cosa.

Enhorabuena por tu blog, Isabel. Estás consiguiendo mantener la atención con unos post sencillitos pero de lo más curioso.

Un beso fuerte amiga.

9:54 a. m.  
Blogger Shandy said...

La suave cadencia del Tom Tom y de la lluvia, el duelo sensual entre una madre prejuiciosa, obediente a un jefe, y una hija receptiva y generosa al amor, y esos versos a la madre cunado "el dolor me encuentra hondo de haber crecido, maduro para el verso
que no supiste nunca de mi boca".

No sabría con cuál quedarme.
Qué buena trilogía!

Debo volver por estos caminos. Por puro goce.

Un abrazo

9:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
De los caminos andados by manolotel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.